Proyecto web en colaboración con ENSO Hospitality

  • Telefono Hotel Can Gasparo
  • email_black
  • Negro Lugares Google Icono
  • Black TripAdvisor Icon

Can Gasparó Hotel Rural & Restaurant

Carrer Can Gasparó, s/n. Veïnat de l'Aspre. 17535 - Planoles (Girona)

Cataluña - España.

972.73.60.77 / 722.22.09.40

info@gasparo.cat

William Wordsworth

(1770 - 1850)

 

En Wordsworth es posiblemente el poeta que mejor ha sentido y descrito la relación entre la Naturaleza, los sentimientos y el carácter humano.

En William nació y pasó su niñez en Cockermouth junto a sus 4 hermanos (siempre estuvo especialmente unido a su hermana Dorothy). El jardín de la casa familiar quedaba próximo al río Derwent, ríe que marcó la creatividad del poeta por toda la vida. En uno de sus poemas describe como el murmullo de las aguas del Derwent se confunde en su memoria con los arrullos de su “nany” de crianza (“Aquel, el más bello de los ríos, estimado, fundiendo sus murmullos con los cantos de mi “nany”). De hecho es cómo si la cadencia fluvial de transcurrir de las aguas hubiera marcado a perpetuidad su estilo de escritura fluida y rítmica, hecho que él mismo reconoció en varias ocasiones.

Huérfano a los 13 años, empezó su periplo por colegios y universidades.

No se puede entender a Wordsworth sin tener en cuenta que le tocó vivir en un periodo de revoluciones (americana-francesa) que cambiaron el concepto de la persona humana y su derecho a la libertad. William fue un entusiasta de la Revolución Francesa en qué llegó a participar como voluntario y a la cual dedicó varios poemas (“Francia a la cumbre de las horas doradas mientras la naturaleza humana renace de nuevo”). Fue posiblemente en las revueltas parisienses donde el poeta fue consciente que tenía una misión a cumplir en la vida.

Otro ejemplo de su espíritu revolucionario e igualitario fueron algunas de sus obras como “Hermanos” o “Michael” en las cuales muestra que la gente humilde, sin refinamientos, puede sentir intensamente emociones y sentimientos pretendidamente reservados en las clases intelectuales.

Al volver en Inglaterra, Wordsworth se encontró con una doble decepción: Inglaterra entra en guerra con Francia y además la misma revolución desemboca en el periodo denominado “del Terror”;en el que en nombre de la libertad se cometen incontables barbaries y asesinatos.

La nueva situación lo impulsa a buscar el perfeccionamiento del ser humano a través del ejercicio de la razón, lo cual en cierta medida concuerda con su tendencia natural a la inteligencia pasiva y la meditación introspectiva. Pronto se da cuenta que a este camino racional le falta la emoción, los sentimientos, la pasión … Todo ello lo trae a un periodo de reflexión en el cual lo acompaña su hermana Dorothy y en el cual tiene un gran contacto con Coleridge.

Decide volver a vivir a la campaña, donde empieza a escribir sobre pasiones y caracteres e intereses humanos. Pero esta reflexión trae siempre asociada una intensa relación del hombre con la Naturaleza, una Naturaleza que precisamente ha reencontrado cerca de su Derwent natal. Un ejemplo de esta fructífera relación es su obra: “Naturaleza, Hombre y Sociedad”; Otra muestra de su estilo peculiar es la descripción de la evolución de las sensaciones que un mismo paisaje le produce a lo largo de su vida, que puede encontrarse en: “Yarrow no visitado”; “Yarrow visitado”; y “Yarrow vuelto a visitar”.

Permaneció el resto de su vida en estos parajes, donde por fin consolidó una relación familiar estable y obtuvo el reconocimiento de la sociedad inglesa, que lo nombró “Poeta laureado en el 1843”.

Su obra puntera claramente autobiográfica es: “Preludio”; una auténtica referencia de la literatura de lengua inglesa.

La misión de su vida, que Wordsworth asumió presumiblemente durante su participación en los combates revolucionarios franceses, fue la de humanizar el cambio de modelo de sociedad que se estaba viviendo. En realidad un doble cambio, por un lado la democratización del poder, pero por otro lado la destrucción de una cohesión social debido a la industrialización y la deslocalización que los cambios económicos imponían. Para recomponer un tejido social humano en esta nueva situación, Wordsworth sintió que tenía que utilizar la poesía, una poesía que unía la contemplación de la Naturaleza a la reflexión de los instintos y pasiones más humanas y universales.

A la actual época de la globalización no hay duda que la misión que Wordsworth se encomendó, es más necesaria que nunca. Sus obras pueden ayudar a sentirnos unidos en este mundo cada vez más forzosamente individualizado por un lado y globalizado de la otra.

Que su estancia en la habitación dedicada a William Wordsworth en Can Gasparó también les sea útil en este sentido.